06 Marzo
  Cinco consejos para mejorar la convivencia en los grupos de WhatsApp de madres y padres

Cinco consejos para mejorar la convivencia en los grupos de WhatsApp de madres y padres

Los grupos de WhatsApp son un tema de discusión recurrente: hay quien los adora y quien los odia, quien reenvía todas las cadenas que recibe y quien solo lo usa para responder mensajes con un “OK”. Pero si hay una categoría polémica por encima de las demás esta es la de los grupos de Whatsapp de madres y padres de una clase.

La experta en coaching parental Laura Markovitz recoge en un artículo para el Huffington Post algunos de los trucos para mejorar la convivencia en estos grupos de WhatsApp, para que estas conversaciones vuelvan a ser una herramienta útil y no el infierno en el que se han convertido.

El primer consejo y el más importante (válido para la mayoría de grupos) es ceñirse al propósito del grupo. Estos chats existen para fortalecer el vínculo de la comunidad de la clase y darse apoyo mutuo, sí, pero en un sentido práctico y eficiente.

El papel del administrador es clave: la persona que crea el grupo es la encargada de marcar el tono y tiene la capacidad de expulsar a participantes. Nadie debería usar estos grupos para compartir material o comentarios ofensivos, pero si pasara el administrador debe advertirle y finalmente expulsarle si la actitud persiste.

Otro consejo de Markovitz es no contestar a todos los mensajes por defecto: si alguien plantea una pregunta responde sólo si conoces la respuesta. Si otra persona ya ha resulto la duda, no hace falta que los demás veinte participantes lo corroboren con veinte emojis levantando el pulgar.

De la misma forma que no hace falta que todos los participantes envíen un “gracias” cuando alguien comparte información útil, aunque aparentemente vaya contra las normas sociales establecidas para las relaciones personales. Si se trata de una información por la que realmente estamos muy agradecidos es mejor dar las gracias a través de un mensaje privado.

En estas conversaciones de WhatsApp pueden llegar a acumularse decenas y hasta centenares de mensajes que no hemos leído. Aún así, Markovitz recomienda que leamos aunque sea en diagonal las conversaciones antes de plantear nuestra pregunta ya que es posible que otros participantes lo hayan discutido en mensajes anteriores.

Por último, el comportamiento de los padres y madres en WhatsApp también sirve de modelo para sus hijos. Cada vez más niños tienen su propio smartphone con grupos de WhatsApp, así que ser amable y respetuoso también tendrá un impacto en la actitud de tus hijos en las relaciones online.

Fuente de la notícia